lunes, 28 de noviembre de 2016

Para atraer algo a tu vida, imagina que ya está ahí

fuente La Mente es Maravillosa

Para atraer algo a tu vida, imagina que ya está ahí

Todos nos agobiamos cuando nos proponemos un nuevo proyecto: las dudas sobre si nos saldrá bien, si valemos lo suficiente o si decepcionaremos a aquellos que nos importan. Interrogantes que imaginamos y se apoderan de nosotros.
Es de precavidos tener miedos, y de valientes acotarles y ponerles límites. Imagina lo que quieras en tu vida y, a partir de ahí, lucha para conseguirlo.

Atrae lo positivo, no dejes de soñar


Antes de dar un paso hacia el futuro, imagina lo que quieres que haya en él. No importa cuánto tiempo nos lleve el darnos cuenta de nuestros sueños, sino luchar por hacer que estos se hagan realidad. Por muy difícil o imposible que parezca aquello que imaginamos, merece la pena intentarlo; de hecho, seguramente muchos de los actores, futbolistas, científicos o referentes que tenemos hayan pensado lo mismo en algún momento de su vida.
“-La ilusión no se come -dijo ella.
-No se come, pero alimenta -replicó el coronel.”

-Gabriel García Márquez-

Niña con flores
Ellos, en su momento, también partieron de la nada y pusieron lo mejor de sí mismos para conseguir alcanzar sus metas. Pero, antes de tenerlas, las imaginaron. Ciertamente, no es fácil llegar a una posición privilegiada, pero es necesario sacar las inquietudes que llevamos dentro.
Imagina a lo grande e intenta llegar a ello con pasos pequeñitos. Ten paciencia y pide cuanta ayuda te sea necesaria, porque quienes te quieren se enorgullecerán de verte triunfar; y si no es posible, te valorarán incluso más por haber vencido tus dudas y haberlo intentado. Piensa que, si nadie lo hubiese imaginado, hoy en día por ejemplo ni siquiera tendríamos aviones para transportarnos de un continente a otro en unas horas.

Cuando algo salga mal, levanta



Cuando imaginamos nuestro futuro ideal pocas veces somos conscientes de la longitud del camino, pues este, además de largo, probablemente esté lleno de obstáculos. Sin embargo, no hay mejor forma para darse cuenta de ello que empezar a andarlo y disfrutar con cada una de las lecciones que iremos aprendiendo. Imagina y luego crea.
De hecho, todos conocemos aquello de “nadie dijo que fuera fácil”, y efectivamente, pocas cosas son fáciles de conseguir en nuestro mundo: las lecciones también sirven para hacernos más fuertes y valorar nuestro propio esfuerzo. Puede que esto sea mayor motivo de orgullo que conseguir nuestro fin.




No te rindas y lucha con todas tus fuerzas: si imaginas tu sueño con claridad, también te será más fácil elegir tus pasos para llegar a él, aunque a veces tengas que desviarte un poco del camino. Al fin y al cabo, estas son las cosas que ponen a prueba nuestro talento, saber estar y determinar con inteligencia hasta qué punto estamos dispuestos a arriesgar por lo que queremos.

Trae tu imaginación a la vida



Ya estás preparado: consciencia y fuerza de voluntad son las bases. El siguiente paso es tu plan; toma el tiempo que necesites para elaborarlo, con cuidado y con ilusión. Nuestra mentalidad hace mucho, por eso, si imaginas desde un principio tus objetivos, tus acciones se van a ir amoldando alrededor de él. Disfruta del camino y de las personas que este te brinda, sin olvidar la potencia de la imaginación sobre nuestros actos y los resultados.
Chica oliendo una flor
A partir de aquí, sueña: da un paso adelante, aunque sea la cosa que más miedo da en el mundo, pues en el momento en que lo superes te sentirás orgulloso, e incluso te reirás de aquel “yo” del pasado que no se atrevía a caminar.
“Nunca te rindas tratando de hacer lo que realmente deseas hacer. Donde hay amor e inspiración, nada te puede salir mal”
-Ella Fitzgerald-
Ya estás más cerca de aquello que has imaginado, la clave está en seguir caminando y mirar hacia delante. Cuando menos te lo esperes, no te hará falta pensarlo, porque ya lo estarás viviendo: esta es tu vida, aquello que has perseguido con tanto esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario