sábado, 14 de enero de 2017

Sueño: basta no dormir una noche para perder humor y memoria

 fuente La Gran Época

Sueño: basta no dormir una noche para perder humor y memoria

Un estudio demostró que la falta de sueño puede afectar el humor y la memoria. (estilo.hn)

Basta una sola noche sin dormir para que las personas cambien el humor y vean a los demás de manera hostil, confirmó un estudio del Laboratorio del Sueño y Neuroimagen de la Universidad de Berkeley en California.
Un experimento en que participaron 18 adultos sanos entre 18 y 30 años, reveló que después de privarlos del sueño durante 24 horas, los sujetos identificaban una gama más amplia de expresiones como hostiles al exponerlos a diferentes rostros neutrales, que cuando tenían una noche de sueño normal.
“Este hallazgo tiene implicaciones enormes para los que luchan contra el insomnio”, destacó el equipo de la Universidad de Berkeley en Estados Unidos, país donde aproximadamente 60 millones de personas se ven afectadas por este trastorno del sueño.
Unas 60 millones de personas padecen insomnio en Estados Unidos. (mark sebastian, CC BY-SA 2.0)
Unas 60 millones de personas padecen insomnio en Estados Unidos. (mark sebastian, CC BY-SA 2.0)
Andrea Goldstein-Piekarski, autor principal del estudio, indicó además que “los efectos de la falta de sueño son especialmente preocupantes en los grupos que habitualmente viven con falta de sueño, tales como los soldados, el personal médico y los agentes de policía, para los cuales, una mala interpretación de las señales sociales a veces puede tener consecuencias de vida o muerte”.
“Imagínese que usted fuera a entrar en una habitación llena de gente y mal interpreta sus expresiones neutrales como hostiles. No sólo influiría en cómo le gustaría interactuar con ellos, pero podría, potencialmente, ensombrecer todo el día de una manera negativa”, destacó la autora.

Según el neurocientífico Matthew Walker, director del Laboratorio del sueño, fundado en 2007, Occidente está· en pleno proceso de “una epidemia silenciosa de la pérdida de sueño”, donde por ejemplo los estadounidenses están durmiendo un promedio de sólo seis y un cuarto de horas por día.
“Eso es muy lejos de las ocho horas y cuarto de nuestros antepasados”, agregó el Sr. Walker.
Estudios pasados demostraron que la falta de sueño activa la amígdala del cerebro, una parte asociada a la ansiedad, la depresión y otros trastornos psiquiátricos.
“Es casi como si, sin dormir, el cerebro se vuelque hacia sus patrones primitivos de actividad, donde no es capaz de poner las experiencias emocionales en su contexto y producir respuestas controladas y apropiadas”, señaló Walker.
Otra parte del cerebro afectada por la falta de sueño es el hipocampo, la zona de los recuerdos, la memoria y el conocimiento, zona que se vislumbra con ráfagas de actividad, y que en el caso de la falta de sueño, esta disminuye un 40 por ciento o más en algunas zonas. Esto es especialmente notorio en personas de más edad tal como demostró otro estudio realizado en grupos de personas de alrededor de 20 y 70 años.
“Si usted tiene más de esos ejes de frecuencia rápida, por lo general tiene mejor memoria”, explicó el investigador del sueño Bryce Mander, “y no sólo una mejor memoria de lo que estudió la noche anterior, sino también una mayor capacidad para aprender nueva información el día después”.En pocas palabras, “la capacidad del cerebro para aferrarse a los recuerdos se acaba deteriorando si estás privado de sueño”.
(Foto: www.vidapositiva.com)
(Foto: www.vidapositiva.com)
(Foto: www.vidapositiva.com)
En otra investigación se encontró que las personas que no reciben suficiente ondas lentas de sueño profundo (no REM), tienen más altas concentraciones de proteínas beta-amiloide. Estas proteínas forman parte de una de las patologías del mundo actual, la enfermedad de Alzheimer. El laboratorio del sueño detectó que este grupo de sujetos tiene también los peores resultados en las pruebas de memoria.
“En otras palabras, la presencia del beta-amiloide afecta a la memoria ya que contribuye a la falta de sueño, el cual, a su vez, contribuye al deterioro de la memoria.(…) Las consecuencias son graves”, concluyó Bryce Madner.
La memoria, según el Sr. Mander, “ayuda a modificar el comportamiento futuro basado en la experiencia pasada”. Con falta de sueño “la realidad queda sesgada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada