sábado, 7 de enero de 2017

Vacunas y su contenido en Mercurio

L-Monis & Más que Dietas
Muchas de las vacunas que le ponemos a nuestros niños contienen como excipiente un derivado del mercurio el timerosal (etilmercurio). Existe bastante documentación científica del daño que este metal produce en el sistema nervioso central, tanto en cerebro como en médula espinal. Los niños presentan una inmadurez en órganos como el hígado o el riñón, que ayudan en la metabolización y excreción de estos tóxicos, por lo que el efecto bioacumulativo en niños es mucho mayor, pudiendo influir negativamente en su desarrollo cerebral. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada