jueves, 23 de febrero de 2017

¿Pueden hablar las plantas?

fuente LA GRAN ÉPOCA

POR LEONARDO VINTIÑI 
¿Pueden hablar las plantas?

(Foto: Morsa Images)

Un estudio realizado por científicos del Instituto de Química Ecológica Marx Planck, en Alemania, reveló que las plantas son mucho más que las formas de vida primitiva que solíamos creer. No solo son capaces de emitir sustancias químicas para defenderse de insectos nocivos, sino que son capaces de comunicarse entre ellas mediante un complejo vocablo hormonal.
El investigador Ian Baldwin, apodado entre sus colegas como “el hombre que susurra a las plantas”, descubrió que estas formas vivas no solo son capaces de comunicar frases tales como “estoy herida” a sus semejantes, sino que incluso pueden expresar cómo y en qué lugar lo están. Este nivel de complejidad comunicativa dada entre los autótrofos, el cual ha sido cada vez más estudiado en los últimos años, se ha ganado en el círculo científico el nombre de “inteligencia verde”.

El reciente estudio realizado por el Dr. Baldwin recuerda a la serie de experimentos llevados en a cabo en 1966 por el ex agente de inteligencia norteamericana, Cleve Backster, los cuales resultaron para muchos científicos la prueba inequívoca de que las plantas poseen capacidades telepáticas avanzadas.
(Foto: Paul Bradbury)
(Foto: Paul Bradbury)
Tras años de investigación en el campo de la botánica, los científicos descubrieron que la eficacia de las sustancias análogas a las hormonas animales usadas por las plantas, es frecuentemente más eficaz que las que producen los insectos. Dialogan entre ellas por medio de moléculas volátiles, piden auxilio y hasta comunican sus dolores a sus compañeras. Hasta el momento se han descubierto unos cien vocablos utilizados por las plantas, creados a partir de la combinación de más de 200.000 sustancias de origen vegetal. Esta verdadera forma inteligencia sorprende a la científicos, quienes creían que el lenguaje era un atributo limitado los a seres superiores.
Esta verdadera forma inteligencia sorprende a la científicos, quienes creían que el lenguaje era un atributo limitado los a seres superiores

Cuscuta europaea en floración. (Wikipedia)

Aparte de estas actitudes “sociales”, se ha comprobado que las plantas tienen una proyección a futuro para asegurar su bienestar. Desde casos como el de la parasitaria “Cuscuta pentágona” que tiene predilección por el olor a tomates y se inclina creciendo hacia su futuro huésped, hasta las especies que detectan crecimientos competitivos próximos precisando crecer en dirección contraria a la sombra que arrojarán, estas amigas verdes no parecen ser tan distintas a todas las otras formas de vida después de todo.
Otro hecho sorprendente acerca de la vida de las plantas es su capacidad de defensa contra ataques externos. Por ejemplo, existen varias especies que reaccionan ante la “cuncuna” u otros predadores liberando mensajeros moleculares volátiles que atraen a predadores de sus atacantes. Y no solo eso, sino que las plantas cercanas reciben mensajes que las estimulan a liberar de igual forma al “llamador de predadores”, formándose así un verdadero grupo de defensa.
El maravilloso mundo hormonal de los vegetales y sus interacciones sociales todavía promete muchas sorpresas para los botánicos. Hasta el momento no solo ha sido comprobado que estos seres poseen los cinco sentidos análogos a los de la especie humana, sino que además parecen estar dotados de otras formas sensitivas desconocidas en nuestra especie, tal como la capacidad extrasensorial y otras.
Los análisis electrográficos realizados por equipos de investigación internacionales durante años han comprobado que las plantas efectivamente son capaces de “leer” los pensamientos de su dueño, incrementando o disminuyendo su permeabilidad eléctrica cuando este tiene intenciones de regarla, les habla o si está dispuesto a causarles un daño. Incluso se ha descubierto una reacción de terror en cuanto un individuo que acaba de asesinar a otra planta se para frente a ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada