viernes, 10 de marzo de 2017

La homeopatía reduce el uso de analgésicos en un 50 por ciento

fuente noticiasdeabajo

La homeopatía reduce el uso de analgésicos en un 50 por ciento
Los medicamentos homeopáticos son eficaces para reducir el dolor, las zonas sensibles y para mejorar el sueño en los pacientes que padecen fibromialgia.
Por el Dr. Dana Ullman
Un artículo aparecido en la portada del diarioLos Angeles Times el 30 de marzo de 2013 hablaba del significativo aumento del número de muertes como resultado de la administración de analgésicos (Glover y Girion, 2013). La buena noticia es que hay alternativas a los analgésicos y tratamientos más seguros que pueden reducir su uso.
Un importante estudio llevado a cabo en Francia mostró que los pacientes con trastornos musculoesqueléticos crónicos usaban un 50% menos la medicación convencional para el dolor si se sometían a un tratamiento por parte de un médico especializado en la prescripción de medicamentos homeopáticos (Rossignol, Begaud, Engel et al, 2012).
En este estudio de 1.153 pacientes con trastornos musculoesqueléticos se compararon los tratamientos médicos convencionales (CM), los tratamientos prescritos por médicos especializados en medicina homeopática (Ho) y los tratamientos de médicos que emplearon técnicas mixtas, es decir, tratamientos convencionales con otros no convencionales (Mx). Algunos de los trastornos musculoesqueléticos que padecían los pacientes incluidos en este estudio fueron: osteoartritis, reumatismo, fibromialgia, espasmos musculares, tendinitis, síndrome del manguito rotatorio, espondilitis anquilosante, trastorno de los discos intervertebrales, dolor de cuello, tortícolis y estenosis espinal.
Este estudio fue aprobado por la Comisión Nacional de Protección de Datos de Francia y el Consejo Nacional de Médicos de Francia. Antes de comenzar el estudio, se observó que un mayor número de pacientes con trastornos musculoesqueléticos crónicos recibieron un tratamiento homeopático (61%), en comparación con los que acudían a la medicina convencional (50%) y quienes recibían un tratamiento mixto (52%).
A pesar de que los pacientes que recibieron tratamientos homeopáticos fueron considerados enfermos durante un período de tiempo más largo, este estudio demostró que estos pacientes con dolor musculoesquelético crónico redujeron en un 50% el uso de medicamentos convencionales para el dolor, mientras que los pacientes con dolor musculoesquelético agudo redujeron su uso en un 38%. Además de esta reducción significativa en el uso de analgésicos, los pacientes que recibieron tratamiento homeopático mostraron una progresión clínica similar de su enfermedad musculoesquelética que pudo ser evaluada por escalas funcionales estandarizadas.
Los investigadores reconocieron que los trastornos musculoesqueléticos son una de las principales dolencias que se atiende en las consultas médicas de atención primaria. Los investigadores también observaron en este estudio realizado a nivel nacional durante un año, que el uso durante un período largo de tiempo de medicamentos convencionales para el dolor tiene numerosos efectos secundarios menores y graves, a diferencia de los tratamientos homeopáticos que tienen un historial de seguridad a largo plazo. Debido a que la medicina homeopática en Francia sólo es practicada por médicos, los investigadores afirmaron que el mantenimiento del actual calendario de reembolso para los tratamientos homeopáticos mantiene unos costes más bajos en la atención sanitaria.
Formaban parte de este estudio investigadores de diversas áreas, prestigiosos profesores de epidemiología, bioestadística y medicina de la Universidad de París, el Instituto Pasteur, la Universidad de Burdeos, la Universidad de Pierre y Marie Curie, la Universidad McGill y la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical.
Otros estudios confirman la eficacia de la homeopatía
Son más de 200 los ensayos clínicos aleatorizados y controlados con placebo, la mayoría de los cuales han demostrado un beneficio terapéutico en los pacientes que reciben tratamiento homeopático. No es el propósito de este artículo revisar todos ellos, pero resulta instructivo ocuparse de algunos de los estudios que atienden a los tratamientos para las personas con dolencias musculoesqueléticas.
La fibromialgia es un síndrome que incluye dolor musculoesquelético. La revista British Medical Journal publicó un sofisticado estudio en el que a la mitad de los sujetos se les administró inicialmente un placebo y a la otra mitad un medicamento homeopático (Fisher, Greenwood, Huskisson 1989). Luego, a mitad del estudio, el grupo que recibió el medicamento tomó el placebo, y los que inicialmente tomaron el placebo comenzaron a tomar el medicamento homeopático. En lugar de comparar estos dos grupos entre sí, esta metodología cruzada comparó a cada persona entre el tratamiento con el medicamento y la toma del placebo. Este tipo de estudio se considera como uno de los más sofisticados en cuanto a su diseño de investigación.
Los investigadores consideran que el estudio tiene un significación estadística si los cálculos muestran que existe una probabilidad de 5 entre 100 (P=0,05) de que el resultado no se produzca simplemente por azar. Sin embargo, los resultados de este estudio fueron tan significativos que los investigadores encontraron que los resultados eran de 5 entre 10.000 (P=o,005) de que se produjesen por casualidad. Por lo tanto, este estudio se considera sustancialmente significativo, no sólo estadísticamente significativo.
Este estudio llegó a la conclusión de que los medicamentos homeopáticos son eficaces para reducir el dolor, las zonas sensibles y para mejorar el sueño en los pacientes que padecen fibromialgia. La respetada revistaRheumatology (revista de la Sociedad Británica de Reumatología) también publicó un estudio muy positivo sobre el tratamiento homeopático. Investigadores de la Universidad de Arizona en colaboración con homeópatas realizaron un ensayo doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo, con 62 pacientes que padecían fibromialgia (Bell, Lewis, Brooks, et al., 2004). Los pacientes fueron asignados al azar para recibir una dosis oral diaria de un medicamento homeopático elegido individualmente en cuanto a su potencia LM, o un placebo. Los pacientes fueron evaluados al inicio, a los 2 meses y a los 4 meses.
El estudio descubrió que el 50% de los pacientes a los que se administró un medicamento homeopático experimentaron una mejoría del 25% o superior en el dolores en las zonas sensibles a examen, mientras que sólo el 15% de los que recibieron el placebo experimentaron un mejoría similar (P=0,008). Después de 4 meses, los pacientes que recibieron el tratamiento homeopático calificaron como de útil el tratamiento, significativamente mayor que los pacientes que sólo recibieron el placebo (P=0,004).
Incluso un grupo independiente de investigadores ( entre los que se encontraba un ardiente opositor a la homeopatía) evaluó el estudio y lo consideró de la “más alta calidad” (De Silva, El-Metwally, Ernst et al 2010).
Una característica adicional de este estudio es que la primera dosis del medicamento homeopático se dio por olfacción (por el olor) y que ambos grupos de pacientes fueron controlados por EEG (la electroencefalografía es el registro de la actividad eléctrica en el cuero cabelludo). Los científicos encontraron que había diferencias significativas e identificables en las lecturas de los electroencefalogramas entre los pacientes a los que se administró un medicamento homeopático, en comparación con aquellos pacientes a los que sólo se les administró un placebo (Bell, Lewis, Schwartz et al., 2004a). Cada paciente de este estudio se sometió a tres sesiones de laboratorio, al inicio del estudio, a los 3 meses y a los 6 meses después del tratamiento inicial. Se encontró que el grupo de tratamiento activo experimentó un aumento significativo de las ondas alfa del electroencefalograma, mientras que los pacientes a los que se les administró un placebo experimentaron una disminución de estas ondas (P=0,003). En última instancia, este estudio viene a mostrar los beneficios de la medicina homeopática, y se observaron unas medidas objetivas que verificaban una respuesta fisiológica al tratamiento.
En un meta-análisis de investigaciones clínicas sobre el tratamiento homeopático de las personas con enfermedad reumática, los investigadores concluyeron:
En general, parece que los remedios homeopáticos funcionan mejor que un placebo en estudios sobre los síndromes reumáticos, pero hay muy pocos estudios para sacar conclusiones definitivas sobre la eficacia de cualquier tipo de tratamiento en cualquier condición”. (Jonas, Linde y Ramirez, 2000).
Un estudio sobre el tratamiento homeopático de las personas con artritis reumatoide se publicó en el British Journal of Clinical Pharmacology . Este estudio encontró que el 82% de los pacientes que recibieron tratamiento homeopático elegido individualmente, experimentaron cierto alivio de su dolor artrítico, mientras que sólo el 21% de los pacientes que recibieron un tratamiento con placebo experimentaron un grado similar de alivio (Gibson, 1980).
En 2007, en un ensayo aleatorizado a doble ciego controlado con placebo realizado en un hospital universitario de Zurich, Suiza, compararon el uso de iboprufeno y árnica en preparaciones en forma de gel para su aplicación externa en 204 pacientes con osteoartritis en las articulaciones de las manos (Widrig, 2007). El uso de preparaciones tópicas para el alivio de los síntomas es común en el tratamiento de la osteoartritis. Se evaluaron los efectos del iboprufeno (5%) y árnica (50 g. de tintura/100 g, DER 1:20) de las preparaciones en gel en pacientes con osteoartritis confirmada radiológicamente y sintomáticamente activa en las articulaciones de la manos de los 204 pacientes para determinar las diferencias en el alivio del dolor y funcionalidad de la mano después de 21 días de tratamiento.
Los investigadores encontraron que no había diferencias entre los dos grupos en la mejora del dolor y funcionalidad de la mano o cualquier otra zona secundaria evaluada. Sus resultado confirmaron que esta preparación de árnica no es inferior el iboprufeno al tratar la osteoartritis de las manos.
Más recientemente, se realizó un ensayo a doble ciego, aleatorizado, y controlado con placebo, que comparó el tratamiento homeopático individualizado (frente al placebo), el tratamiento homeopático con un medicamento homeopático complejo (frente al placebo) y la consulta homeopática (prescripción de un medicamento homeopático frente a un placebo) (Brien S., Lachance L, Prescott, 2010). Los participantes fueron asignados al azar, si acudían o no a una consulta homeopática, y luego aleatorizado el tipo de tratamiento para un total de las cinco opciones de tratamiento de este estudio.
Sin embargo, debido a que en este estudio había cinco diferentes opciones de tratamiento, los investigadores estimaron que se necesitaban al menos 110 pacientes para este estudio. El estudio terminó con sólo 56 pacientes, con un promedio de sólo 11 pacientes por cada tratamiento. Como era de esperar, el estudio no observó diferencias entre los grupos. Aunque los escépticos de la homeopatía afirman que este estudio “demuestra” que los medicamentos homeopáticos no funcionan, los buenos científicos entienden las muchas limitaciones de este estudio, que simplemente no tenía un número adecuado de pacientes para evaluar adecuadamente.
En última instancia, los escépticos de la homeopatía insisten en que los medicamentos homeopáticos son placebos, y sin embargo el conjunto de las investigaciones sugieren una acción biológica real de los medicamentos homeopáticos. O tal vez los escépticos tengan razón, y las células, las plantas y los animales tengan unas muy buenas habilidades psíquicas, una posibilidad que es más bien metafísica y que los escépticos ni siquiera tengan en consideración. La verdad, es que es más probable que los resultados se deban a la acción de la medicina homeopática.
Referencias
Bell, IR, Lewis, DA, Brooks, DJ, Schwartz, GE, Leis, SE, Walsh, BT, and Baldwin, DM, Improved Clinical Status in Fibromyalgia Patients Treated with Individualized Homeopathic Remedies Versus Placebo, Rheumatology, January 20, 2004:1111-7. http://rheumatology.oxfordjournals.org/content/43/5/577.long
Bell IR, Lewis Ii DA, Lewis SE, Schwartz GE, Brooks AJ, Scott A, Baldwin CM.
EEG Alpha Sensitization in Individualized Homeopathic Treatment of Fibromyalgia.
Int J Neurosci. 2004;114(9):1195-1220.
Bell IR, et al: Electroencephalographic cordance patterns distinguish exception clinical responders with fibromyalgia to individualized homeopathic medicines. J Alt Comp Med 10,2:285-299, 2004c.
Fisher P, Greenwood A, Huskisson EC, et al., "Effect of Homoeopathic Treatment on Fibrositis (Primary Fibromyalgia)," BMJ, 299(August 5, 1989):365-6. http://pubmedcentralcanada.ca/pmcc/articles/PMC1837216/pdf/bmj00244-0034.pdf
Glover, Scott; and Girion, Lisa. Deaths tied to painkillers rising in the U.S. Los Angeles Times, March 30, 2013, front page.http://articles.latimes.com/2013/mar/29/local/la-me-0330-rx-deaths-20130330
Rossignol M, Begaud B, Engel P, et al. Impact of physician preferences for homeopathic or conventional medicines on patients with musculoskeletal disorders: results from the EPI3-MSD cohort. Pharmacoepidemiol Drug Saf. 2012 Jul 11. doi: 10.1002/pds.3316. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22782803
Widrig, R., Suter, A., Saller, R., and Melzer, J. Choosing between NSAID and arnica for topical treatment of hand osteoarthritis in a randomised, double-blind study. Rheumatology International. 2007 Apr;27(6):585-91.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17318618

No hay comentarios:

Publicar un comentario