martes, 11 de abril de 2017

Los 6 síntomas más comunes de la intolerancia al gluten

fuente LA GRAN ÉPOCA

Los 6 síntomas más comunes de la intolerancia al gluten

Algunos signos de sensibilidad o intolerancia al gluten (veoverde.com)
La intolerancia al gluten, cuando se torna permanente, se constituye en la base de la enfermedad celíaca.
Esta patología afecta a una de las bases proteicas, llamada gliadina, cuando los alimentos que la contienen provocan daño en el intestino.
Si bien el gluten forma parte de las proteínas del trigo, los celíacos también tienen intolerancia, aunque en menor grado, a otras proteínas contenidas en cereales como centeno, cebada y avena.
El reconocimiento de la intolerancia al gluten (y la consecuente enfermedad celíaca), frecuentemente es ignorado en un comienzo, ya que no es tan sencillo determinarlo tempranamente. Los exámenes médicos fallan con frecuencia mientras la gente que es intolerante al gluten sigue sufriendo los síntomas.
La prueba de sangre de intolerancia al gluten tradicional sólo busca uno de los seis polipéptidos en el trigo, la gliadina.
Sin embargo existen otros cinco: aglutinina germen de trigo, glteomorphin, gltueinin, prodinorfina y gliadina omega; cualquiera de ellos o una combinación de estos puede causar que la persona tenga reacciones al trigo.
Además los síntomas por sí solos pueden atribuirse a otras situaciones, patologías o enfermedades. Incluso los enfermos con intolerancia al gluten o enfermedad celíaca experimentan una variedad de síntomas.
Dentro de los padecimientos por el gluten debemos mencionar la existencia de la alergia a esta proteína. Esta patología afecta a una porción baja de la población y puede aparecer a cualquier edad. Los anticuerpos generados provocan diferentes reacciones en el paciente, tales como náuseas, calambres, hinchazón en la boca, problemas respiratorios, erupciones, congestión, etc.
Síntomas de la alergia al gluten: vómitos, dolor abdominal, diarrea, sangrado digestivo, asma, tos, laringitis, rinitis, conjuntivitis, urticaria, edema o inflamación, dermatitis atópica, reacciones de anafilaxia…
Existe otra reacción provocada por el gluten llamada sensibilidad al gluten. Esta tiene síntomas parecidos al enfermo celíaco aunque existen manifestaciones que no son digestivas (dolores de las extremidades, adormecimiento de brazos o pies, fatiga, etc.). Su diagnóstico se realiza por exclusión. No hay reacción autoinmune inducida por esta proteína, pero sí un proceso inflamatorio reversible, que desaparece cuando el gluten es eliminado de la dieta.

¿Cómo diagnosticar la intolerancia al gluten?

El equipo médico de CMED y la Clínica Ojeda utilizan seis pruebas que son determinantes para el diagnóstico de esta enfermedad.
  • Estudio genético: se realiza un análisis de sangre o muestra de saliva donde se puede conocer si el sujeto es portador de los genes que se asocian con la enfermedad celíaca o con la sensibilidad al gluten.
  • Estudio inmunológico: ayuda a saber si el paciente genera anticuerpos que reaccionan contra el gluten y le hacen enfermar. Esta analítica debe incluir los marcadores serológicos propios de la enfermedad celíaca.
  • Pruebas cutáneas: imprescindibles para saber si el paciente presenta una reacción alérgica. Se incluyen inhalantes y alimentos como harinas, gluten y gliadina. Se realizan en la piel del antebrazo, aplicando una gota de los diversos alérgenos y realizando una pequeña punción con una lanceta. Los resultados se obtienen en un tiempo récord de 15 minutos.
  • Endoscopia intestinal: esta prueba se realiza para observar el intestino delgado superior y el paciente siempre está sedado para que no sea molesta ni dolorosa. En esta zona se observa si hay daños o lesiones provocados por el gluten.
  • Cápsula endoscópica: permite realizar un estudio completo del intestino delgado para conocer qué tan afectada esta la zona por la enfermedad.
  • Biopsia intestinal: La biopsia se realiza durante la gastroscopia cuando se detecta tejido lesionado. Es entonces cuando se toma una muestra, que es analizada por un especialista en anatomía patológica. Por tanto el paciente no tiene que someterse a una nueva prueba y en unos días obtiene los resultados que le confirmarán qué enfermedad tiene.

Seis síntomas comunes de la intolerancia al gluten

Intolerancia al gluten: el gluten es un alimento que se puede obtener a partir de la harina de trigo y de otros cereales, pasando previamente por un proceso de lavado, en donde se le quita el almidón. (Foto: MKucova/ Getty Images)

Intolerancia al gluten: el gluten es un alimento que se puede obtener a partir de la harina de trigo y de otros cereales, pasando previamente por un proceso de lavado, en donde se le quita el almidón. (Foto: MKucova / Getty Images)
  1. Gastrointestinales, del estómago y problemas digestivos: gas, distensión abdominal, náuseas, calambres abdominales, estreñimiento, diarrea o una combinación de estos. Las personas intolerantes a gluten, después de una comida, pueden tener hinchazón, gases, diarrea, estreñimiento y dolor de estómago.
  2. Dolores de cabeza y/o migrañas. Identifica si sientes dolores de cabeza después de la comida. A pesar de que no hay un tipo específico de dolor de cabeza asociado con la intolerancia al gluten, para muchos individuos, el patrón del dolor de cabeza suele ocurrir dentro de entre 30 minutos y una hora después de haber comido.
  3. Fibromialgia. Observa los cambios en tus extremidades. A menudo, las personas con intolerancia al gluten experimentan dolor en las articulaciones y a veces sufren entumecimiento u hormigueo en sus brazos y piernas.
  4. Problemas emocionales relacionados con irritabilidad crónica y repentinos cambios irracionales del humor. Revisa tu estado mental y emocional después de comer trigo o productos con trigo. Muchos individuos que sufren de la intolerancia al gluten se quejan de sentirse irritables después de haber comido.
  5. Asuntos neurológicos, incluyendo mareos, desbalance, y neuropatía periférica que afecta a los nervios fuera del sistema nervioso central y producen dolor, debilidad, hormigueo o entumecimiento en las extremidades.
  6. Fatiga, ya sea crónica o poco después de cada comida. El síndrome de fatiga crónica es como la fibromialgia, es decir, representa un indicio, y no una enfermedad. Presta atención a tu nivel de energía después de comer alimentos con gluten. Ocasionalmente, los niveles de energía pueden ligeramente disminuir, ya que tu cuerpo está trabajando en digerir la comida. Debido a que las personas intolerantes al gluten tienen que trabajar más para luchar contra los efectos del gluten en su tracto digestivo, suelen sentirse fatigados después de comer.

Síntomas a largo plazo que puede provocar la intolerancia al gluten

  • Fluctuaciones de tu peso. La sensibilidad al gluten está muy asociada con la pérdida de peso, pero la intolerancia al gluten puede también resultar en un aumento de peso inexplicado.
  • Cambios prolongados de tu estado mental. La depresión, los cambios de comportamiento y las fluctuaciones del estado de ánimo pueden ser causadas por la intolerancia al gluten.
  • Toma notas detalladas sobre cualquier erupción que te salga, incluyendo eczema. Si es posible, toma fotografías de la erupción y mide su circunferencia en caso de que se encuentre en un área bien localizada.

Los síntomas de la intolerancia al gluten varían según la edad

Dependiendo de la edad, la intolerancia al gluten se puede presentar en diferentes síntomas. Ya de por sí es difícil el diagnóstico pero se puede complicar cuando hay que diagnosticarlo a los niños pues les cuesta explicar el dolor que sienten.
Por otra parte, al adolescente también es dificultoso ya que está en procesos de cambio en su cuerpo.
Todo ello, hace que aumente la dificultad para un buen diagnóstico.
Para los niños los síntomas más comunes de intolerancia al gluten son:
  • Diarrea crónica o estreñimiento
  • Pérdida de peso a pesar de alimentarse bien
  • Gases y calambres
  • Heces pálidas y malolientes
  • Retraso en el desarrollo
  • Problemas de fatiga o irritabilidad
  • Baja estatura por su edad
  • Distensión y dolor abdominal
Adolescentes con síntomas de intolerancia al gluten:
Los jóvenes que padecen intolerancia al gluten no suelen presentan síntomas. La adolescencia es un periodo complicado para el desarrollo del cuerpo, por lo que puede resultar confuso identificar la enfermedad celíaca.
  • Anemia ferropénica
  • Diarrea
  • Distensión abdominal
  • Baja estatura
  • Ausencia de períodos menstruales
  • Dolor de cabeza
  • Artritis crónica juvenil
  • Epilepsia
Todos estos síntomas son comunes a otros problemas de salud y enfermedades, es por eso que por sí solos son diagnósticos desconcertantes.

Intolerancia al gluten: ¿Cómo tomar una decisión final?

En primer lugar, liste todos los síntomas que le aquejan, ya sea de forma esporádica o crónica.
Luego, tome una dieta libre de gluten durante 60 días. Si siente que no puede, eso le indica que es adicto al gluten. A menudo somos adictos a las cosas que producen alergias.
Esa dieta libre de gluten no debe incluir los siguientes cereales: trigo, centeno, cebada, espelta, kamut (variedad de trigo), avena y triticale. La quinua, trigo sarraceno y granos de sorgo, no contienen gluten; igual que el arroz.

Clasificación de alimentos con y sin gluten

Alimentos que llevan gluten

  • Pan, harina de trigo, cebada, centeno y avena.
  • Alimentos empanados o rebozados.
  • Bollos, pasteles, galletas, bizcocho, tartas.
  • Leches y alimentos malteados.
  • Chocolate (excepto cuando la etiqueta indique que no contiene gluten).

Alimentos que no llevan gluten

  • Arroz y maíz.
  • Soja, lentejas, garbanzos, alubias.
  • Frutos secos.
  • Leche y derivados.
  • Carne, pescado, marisco, huevo.
  • Verduras y hortalizas.
  • Azúcar y miel.
  • Aceite y mantequilla.
El gluten tiene diferentes maneras de aparecer en los alimentos envasados. Por eso lea cuidadosamente estas etiquetas. Aquí hay un sitio de referencia y fuente de todos los alimentos (celíacos). Esto se puede simplificar ignorando alimentos procesados, salsas, aderezos para ensaladas y la preparación de comidas con muchos ingredientes.
Después del período de 60 días, repase sus notas y examine cómo se mantienen muchos de sus síntomas. Si ellos desaparecieron en su mayoría, es posible que decida seguir con su dieta libre de gluten. Si no está seguro, vuelva a su antigua dieta para ver si los síntomas vuelven a aparecer con más fuerza.
Después de un período de seis meses, libre de gluten, puede ser posible incorporar gradualmente algunos de los alimentos que abandonó sin consecuencias.
Para finalizar compartimos una exquisita receta de croquetas de espinaca (por supuesto, sin gluten):

seguir leyendo en LA GRAN ÉPOCA