sábado, 8 de julio de 2017

Cultivo de cebolla en maceta en el huerto urbano ecológico

por Atrevete y despierta
fuente ECO agricultor 
cultivo cebolla
Cultivar cebollas en maceta en tu huerto urbano ecológico merece la pena: no es un cultivo complejo, tampoco necesitas mucho espacio y las cebollas se utilizan en muchas recetas de cocina e incluso remedios caseros, por lo que resulta muy práctico tener cebollas ecológicas a mano.
Si eres principiante en la horticultura urbana, el cultivo de cebolla en maceta o mesa de cultivo puede ser una opción muy interesante a tener en cuenta porque no es un cultivo difícil.
La cebolla, Allium cepa L., es una planta hortícola bienal de bulbo originaria de Asia que pertenece a la familia botánica de las Liliáceas igual que el aloe vera o sábila, los espárragos, los ajos o la zarzaparrilla.
.

Cultivo de cebolla en maceta

Siembra y trasplante: puedes sembrar directamente las semillas de cebolla o bien preparar semilleros o planteles. Si preparas semilleros, que éstos tengan una primera capa (en la base) fina de arena y el resto los rellenamos de una mezcla de tierra orgánica y compost que tamizaremos o colaremos bien con una malla fina para evitar trocitos de tierra que dificulten la germinación y el desarrollo de las primeras raíces. Si siembras directamente, deja una distancia entre semilla y semilla de unos 10 a 20 cm², dependiendo de si la variedad de cebolla que cultivas es más o menos grande.
La temperatura que mejor favorece la germinación de las semillas ronda entre los 20 y 23 ºC. Procura igualmente mantener las semillas con cierto grado de humedad, pero sin excederte en el riego.
Si has preparado semilleros, a las 7 ó 9 semanas ya se pueden trasplantar las plántulas a su lugar definitivo de crecimiento.
Mira en los calendarios de cultivo cuándo sembrar cebolla.
plantar cebollas
Maceta o container: lo más importante en lo que nos debemos fijar para cultivar cebollas en macetas o mesa de cultivo es que ésta tenga entre 25 y 30 cm de profundidad.
Sustrato: es importante que el sustrato no esté apelmazado, debe estar suelto y sin terrones de tierra para no entorpecer el desarrollo del bulbo. Es importante que el sustrato tenga buena capacidad de drenaje de agua.
Como ejemplo para una maceta de 30 cm de profundidad, puedes poner una primera capa en el fondo de la maceta con algunas piedras grandes, encima otra capa de arena (en total llevaríamos ya cubiertos 5 cm) y el resto (25 cm) lo podemos rellenar con una mezcla de 1 parte de humus por 3 de tierra orgánica ó 1 parte de compost por 3 de tierra orgánica.
Riego: la cebolla es uno de esos cultivos que necesita que regulemos muy bien los riegos. Puede ser muy sensible a la falta de riego o a riegos poco regulares y lo notaremos porque las cebollas presentan grietas. Por otra parte, el exceso de agua constante puede producir la pudrición del bulbo.
Luz: para obtener mejores rendimientos, procura ubicar tus cebollas en un espacio donde pueda recibir luz directa. Aunque puede adaptarse a zonas con semisombra, es preferible ubicar las cebollas en un lugar soleado.
Clima: hay diferentes variedades de cebollas que están muy bien adaptadas a los diferentes tipos de clima. De hecho, hay cebollas que se pueden cultivar durante todas las estaciones del año, aguantando los inviernos y los veranos sin demasiados problemas.
Plagas y enfermedades: los trips, nematodos, el escarabajo, la polilla y la mosca de la cebolla son las plagas más comunes. También este tipo de cultivo puede verse afectado por hongos como el mildiu y la roya. Por suerte, podemos prevenir y combatir plagas y enfermedades de manera ecológica, mira aquí.
Cosecha: como te decía al principio del artículo, la cebolla es una planta bienal, esto quiere decir que durante el primer año se desarrolla el bulbo y durante el segundo año es cuando aparecen las flores con las semillas. Si quieres puedes cosechar las cebollas el primer año pero si deseas guardar las semillas para sembrar cebollas en próximas temporadas puedes dejar alguna planta que termine su ciclo vital hasta que le salgan las flores, éstas se sequen y puedas obtener las semillas. Todo ello ocurrirá durante el segundo año de cultivo.
Para cosechar las cebollas sabrás que están listas porque las hojas tienden a secarse y habrán transcurrido unos 4 meses desde su siembra. Cuando coseches las cebollas, las puedes dejar al sol durante otro día más o dos para que terminen de secarse y no tengan exceso de humead.

No hay comentarios:

Publicar un comentario